El amor es humilde como Jesús

La fuente de nuestra humildad personal, es el amor que se ha experimentado de Dios hacia nosotros. Si recuerdas lo que ha sido tu vida, Dios ha sido tierno contigo, ha sido paciente y bondadoso. De eso tienes muchos ejemplos, en distintos momentos de tu vida. Es de esa fuente de amor tierno, de donde te inspiras para tener un corazón manso y humilde como el de Jesús. Porque si te inspiras en el mal comportamiento de la otra persona, reaccionarás mal. Pero si te inspiras en Jesús, saldrá de tu corazón humildad ante la otra persona, y darás gracias a Dios por haber sabido reaccionar con la otra persona.

Ver más publicaciones

Desarrollo por San Pablo Multimedia