Descansar en los brazos de Dios, el alivio del humilde

El amor es humilde como Jesús

Jesús da gracias al Padre por las persona humildes y sencillas

03 de Julio 2020
A+ A-

La fuente de nuestra humildad personal, es el amor que se ha experimentado de Dios hacia nosotros. Si recuerdas lo que ha sido tu vida, Dios ha sido tierno contigo, ha sido paciente y bondadoso. De eso tienes muchos ejemplos, en distintos momentos de tu vida. Es de esa fuente de amor tierno, de donde te inspiras para tener un corazón manso y humilde como el de Jesús. Porque si te inspiras en el mal comportamiento de la otra persona, reaccionarás mal. Pero si te inspiras en Jesús, saldrá de tu corazón humildad ante la otra persona, y darás gracias a Dios por haber sabido reaccionar con la otra persona.

el amor es humilde como Jesús. Mateo 11, 25-30

Es maravilloso ver a un hombre derretido de ternura porque su bebe dijo papá. Bueno lo que el bebe dijo fue pa. Lo que el bebe ha expresado es la conexión afectiva que siente con la persona que le ha expresado amor, y el bebe le corresponde expresándole amor. Esta escena tierna de padre e hijo, nos inspira ternura. Cuando Jesús le enseño a rezar a sus discípulos les enseño a dirigirse a Dios diciendo pa, o papi. Para reconocer que Dios nos ha expresado su amor tierno y nosotros le correspondemos con amor tierno. En el evangelio de hoy Jesús reza a su papi Dios, y le da gracias, porque las personas que son humildes y sencillas, han aprendido de Jesús, a relacionarse tiernamente con Dios y con sus hermanos.

Dice la primera carta de san Pablo a los corintios en el capítulo 13 que el amor: es paciente y bondadoso; no tiene envidia, ni orgullo, ni arrogancia. No es grosero, ni egoísta, no se irrita, ni es rencoroso. En una sola palabra el amor es humilde. ¿qué tanta humildad hay en la manera como acabas de reaccionar conmigo? Recuerda el amor es humilde.

En estos meses, nos hemos llegado a sentir cansados de la situación y sobrecargados por lo que se nos viene encima. Y sintiéndonos impotentes, es posible que hayamos caído en la tentación de perder la paciencia y pensar que, reaccionando con ira, con soberbia calmamos la tempestad. El verdadero descanso lo encontramos cuando soltamos el control de la situación y descansamos en los brazos de Dios, como bebe en brazos de su madre. Hágalo y se dará cuenta que es cierto. Estos meses han sido un tiempo de salvación, que nos está haciendo mejores personas. Porque interiormente nos sentimos derribados de nuestros tronos de soberbia. Y al experimentar nuestra fragilidad, hemos vuelto a buscar en una vida humilde la presencia de Dios; y hemos encontrado en un Dios crucificado con nosotros, la esperanza necesaria para resurgir de las cenizas. Ahora queremos llevar una vida según el espíritu de Jesús manso y humilde de corazón.

La fuente de nuestra humildad personal, es el amor que se ha experimentado de Dios hacia nosotros. Si recuerdas lo que ha sido tu vida, Dios ha sido tierno contigo, ha sido paciente y bondadoso. De eso tienes muchos ejemplos, en distintos momentos de tu vida. Es de esa fuente de amor tierno, de donde te inspiras para tener un corazón manso y humilde como el de Jesús. Porque si te inspiras en el mal comportamiento de la otra persona, reaccionarás mal. Pero si te inspiras en Jesús, saldrá de tu corazón humildad ante la otra persona, y darás gracias a Dios por haber sabido reaccionar con la otra persona.

La misa, es la oración del humilde ante Dios. Jesús le da gracias a papito Dios por todos nosotros; y nosotros con un corazón humilde, damos gracias a Dios por todo el amor que Dios nos ha expresado a través de su Hijo Jesús. Es desde la humildad que pedimos a Dios el perdón de nuestros pecados. Es desde la humildad, que como los bebes que están dando sus primeros pasos, volvemos a extender las manos hacia Dios y confiamos en su amor para continuar el camino de la vida. Es desde la humildad de Dios, que amamos a las personas con un corazón manso y humilde como el de Jesús.

Desarrollo por San Pablo Multimedia