Lista Publicaciones 

Animo hijo soy yo, no tengas miedo. 

Animo, soy yo, no tengas miedo.

Una familia está encerrada en su casa. De pronto empieza un aguacero, las gotas que golpean las tejas causan un gran ruido. El niño siente miedo y empieza a gritar. La mamá lo llama, ven y te sientas junto a mí. El niño camina hacia su madre, se sienta, su mamá lo abraza, y le dice: yo estoy contigo, no temas. El niño se tranquiliza un poco, hasta cuando se oye un trueno, que lo hace saltar de la silla.  Entonces la mamá le repite yo estoy contigo, no temas. Mientras sigue lloviendo, te voy a contar una historia. Abre la biblia y le lee el texto del evangelio de hoy. Mira Pedro sintió miedo, tu también puedes sentir miedo. Yo también he sentido miedo. Pero puedes aprender a gestionar  el miedo, animo Dios está contigo, recupera la fe y camina hacia Jesús.

Liderazgo para organizar el darles de comer

Este evangelio donde Jesús con 5 panes y 2 peces, organiza a los discípulos para que les den de comer a una multitud de personas. Me hace recordar los paseos de olla que organizan las familias citando a todos los hijos, los nietos. O el paseo de olla que organizan los grupos de amigos. Unas personas colocan todo su liderazgo al servicio de organizar a todos los participantes para este almuerzo. Con lo poco que tiene, cada persona hace su mejor esfuerzo, una trae una olla de papa chorreadas, otra una olla de pollo sudado, y así cada persona aporta lo poco que podía. Al final, todos terminan el almuerzo diciendo: que estamos muy llenos, que no me cabe una papa más; y en las ollas sobra comida y toca empacarla para llevársela para la casa.

El amor es humilde como Jesús

La fuente de nuestra humildad personal, es el amor que se ha experimentado de Dios hacia nosotros. Si recuerdas lo que ha sido tu vida, Dios ha sido tierno contigo, ha sido paciente y bondadoso. De eso tienes muchos ejemplos, en distintos momentos de tu vida. Es de esa fuente de amor tierno, de donde te inspiras para tener un corazón manso y humilde como el de Jesús. Porque si te inspiras en el mal comportamiento de la otra persona, reaccionarás mal. Pero si te inspiras en Jesús, saldrá de tu corazón humildad ante la otra persona, y darás gracias a Dios por haber sabido reaccionar con la otra persona.

Desarrollo por San Pablo Multimedia