Nuestra Parroquia

 

Medio siglo había transcurrido desde el día en que Don Gonzalo Jiménez de Quesada, hiciera construir en la altiplanicie de Bacatá y al amparo de los cerros orientales, las cabañas pajizas y la ermita humilde, comienzo de la ciudad que bautizaría con el nombre de Santa Fe, hoy Bogotá.

En atención a que la población de la ciudad aumentaba y con ella el área, el Arzobispo Zapata de Cárdenas resolvió erigir dos iglesias parroquiales más, en dos pobres capillas cubiertas de paja y de pequeña extensión, levantadas una al norte de la ciudad, allí donde en aquella época terminaban las construcciones, sobre el camino a Tunja fue llamada Nuestra Señora de las Nieves y la otra al sur de la población en honor y devoción a Santa Bárbara.

El conquistador Cristobal Bernal alcalde de la ciudad, levantó, por devoción a Nuestra Señora de Las Nieves, la ermita del norte de la población, para cumplir un voto que él y su esposa habían hecho a la Virgen por haberse salvado de la muerte su hijo Juan.

Los esposos Bernal encargaron a España una efigie de la Virgen, y apenas llegó, erigieron la ermita de las Nieves en el mismo lugar que hoy ocupa la Iglesia.

La modesta capilla de aquel entonces, que marcaba el término de lo hasta entonces edificado de la ciudad, servía al viajero que tomaba rumbo a la ciudad de Tunja para encomendar su viaje a la protección de Maria Santísima. El templo fue consagrado el 22 de Febrero de 1585 por el Arzobispo Zapata de Cárdenas. No existen registros de como fue su construcción o de que dimensiones tenia solo se sabe que eran unos pobres muros de piedra con techo de paja.

 

 Arzobispo Zapata de Cárdenas (izquierda), Cristobal Bernal (derecha). Fuente, archivo parroquial

Desarrollo por San Pablo Multimedia